El poder del blazer

Creo que una de mis piezas favoritas a la hora de vestir es el blazer y sin duda esto se debe a su versatilidad; cualquier atuendo, ya sea casual o semiformal, bien combinado con un blazer siempre llama la atención, además de que le da un giro total y un toque interesante sin dejar atrás la comodidad que es de vital importancia.

Son muy pocas las prendas de ropa capaces de sacarte de apuros, porque van realmente bien con casi cualquier atuendo y sin duda una de estas es el blazer, por eso debe ser un básico en el armario masculino, eso sí, sin dejar de tomar en cuenta factores elementales como la combinación de colores.

Una vez leí un artículo que decía “no es que el blazer sea demasiado; es que tú piensas que no eres lo suficientemente bueno para usarlo”, un pensamiento un poco drástico, pero hasta cierto punto acertado, muchos no se atreven a usar un blazer por temor a estar demasiado vestidos para la ocasión, lo cual no necesariamente tiene que ser cierto.

La forma en que te vistas siempre dirá algo sobre ti a los demás, en el caso del blazer, aparte de ser una pieza muy masculina, transmite un mensaje de estilo y mucha seguridad de tu parte y dependiendo de cómo lo uses, va perfecto con un atuendo casual, por lo que, de usarlo correctamente, jamás estarás demasiado vestido y además, sobresaldrás de entre el resto.

A la hora de elegir un blazer es importante tomar en cuenta ciertos detalles, para asegurarse de lucirlo correctamente y lograr que cumpla su función de estilizar el cuerpo.

En primer lugar, esa “regla” absurda de que el blazer debe ser una talla más grande debe quedar en el olvido, al igual que cualquier otra pieza de ropa, el blazer te debe quedar a la medida, las mangas deben mostrar cerca de un centímetro de la camisa, no más que eso, y los hombros del blazer deben terminar en efecto donde terminan tus hombros.

Un blazer demasiado grande da la impresión de que es prestado o heredado de tu padre y no te hace lucir bien, por el contrario, con un blazer muy grande luces desaliñado y poco presentable, sin contar que si eres de estatura baja, uno demasiado largo te hace ver aún más bajo y si es demasiado pequeño, parecerá que se encogió al lavarlo y que al cerrarlo los botones atacarán a alguien en cualquier momento.

El largo correcto puede variar, puede llegar a cubrir casi por completo el trasero o puede ser un poco más corto, pero nunca más largo, la costura de las axilas debe ser lo suficientemente alta, esto con la intención de delinear tu pecho y lo ideal es que la zona media delantera sea un poco más estrecha para definir tu tronco.

Como decía antes, el blazer es una prenda que se puede llevar tanto en la oficina como en un día libre , queda perfecto con casi cualquier atuendo y es sinónimo indiscutible de seguridad y estilo.

Si vas a vestir jeans, t-shirt y zapatillas, pero quieres darle un toque interesante al atuendo y lucir diferente a los demás, arriésgate e intenta agregarle un blazer, de seguro no pasarás desapercibido, lucirás acorde a la ocasión, pero te verás y te sentirás diferente al resto y solo hizo falta un blazer para ello.

Advertisements

One thought on “El poder del blazer

  1. Pingback: La versatilidad del blazer « Corbatas y Mancuernas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s